Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 20 de junio de 2017

Harta de gente tóxica

Harta de gente tóxica en mi vida, en mi alrededor, en mi día a día, en mi trabajo, sobre todo en mi trabajo. No podéis conmigo aunque lo intentéis todo. Os podéis ir retirando con vuestras frustraciones y complejos. Utilizad el espejo para joderos a vosotras mismas. Yo sigo con más fuerza tras cada envite. Incluso sois fuente de inspiración para desatar mi faceta escritora.



via GIPHY

lunes, 19 de junio de 2017

¡Ay Maca-Maca, ay!


 Me contaron unos amigos algo sobre un hombre ya mayor del barrio que se deja la pensión en las barras de los bares y que ya ha protagonizado diversos incidentes de orden menor. Lo llaman Maca-Maca porque siempre anda canturreando, por la calle o en los bares, el estribillo de la famosa “Macarena” de Los del Río, pero en lugar de decir “ay, Macarena” él dice “ay, Maca-Maca”.

Un buen día, en el bar de la calle de atrás de casa, era tal la cogorza que llevaba que empezó a abrirse la bragueta delante de todos los presentes, porque -según decía- se estaba orinando y quería ir al servicio; se había figurado, a todas luces, que el servicio estaba allí mismo para su uso personal. Con la camisa medio remetida en el pantalón prácticamente amarrado con el cinturón, como una lechuga, bamboleándose dando tumbos y traspiés, se fue acercando a unos barriles de cerveza apilados en un extremo de la barra, abriendo del todo la portañuela del pantalón y sacando la minga, que ya le goteaba orín, y que al sentirse liberada de las telas estalló en una meada gloriosa que ni siquiera pudo parar los brazos del camarero expulsando a su dueño a la calle, con reproches a voz en grito e insultos, y también de los presentes, y bajo sus miradas atónitas.

Hace pocos días coincidí con él en el Centro de Salud. Le contaba a otra paciente de la sala de espera que se había caído de la cama y de ahí las tres o cuatro heridas en su brazo, que no parecían ser de un golpe como el que él relataba sino más bien de una paliza o pelea de medio pelo. En su voz resbalaban las palabras y sin embargo no aparentaba estar bebido. De pronto se metió la mano en uno de los bolsillos de su pantalón y la removió como si se rascara. Con sonrisa socarrona le dijo a la otra paciente: “¡Mira niña, como el del chiste!: ¿ciruelillas, cuándo he comprado yo ciruelillas?, es broma, ¿eh? Maca-Maca ¡ay!”

La enfermera lo llamó y entró. En cualquier caso lo agradecí porque, solo verlo, recordé el incidente de la meada del bar y rogué para que no hiciera un bis en la sala de espera del Centro de Salud.
Salió diciendo que se iba a tomar una copita.


Publicado por María José Gómez Fernández para #relatosBolsillos de @divagacionistas

Publicado en recopilación de #relatosBolsillos de @divagacionistas para el mes de junio.

martes, 16 de mayo de 2017

¿Pensamientos chinos? - 2


Si el camino se bifurca y no tienes claro por dónde seguir, sigue por donde tu intuición te indique. Es humano equivocarse.

Cuando no puedas más piensa en algo que te hizo sentir feliz, importante, querido, y te ayudará a tomar aire y continuar.

¡Y qué más da lo que piensen de ti los demás!. Que piensen en sus cosas y tendrán bastante ocupada la sesera...

No eres invisible, siempre hay alguien pendiente de ti...

Valora a quien te quiera, y a quien te desprecie que le den por popa.


lunes, 15 de mayo de 2017

Cinco milímetros


¡Cuántas metas aún por alcanzar!, propósitos de los que le separaban dificultades por vencer. Pero no quería centrar en ello su pensamiento, que además, divagaba de una a otra idea como un inquieto pájaro revolotea de rama en rama.

Prefirió pensar en su boca acechando a su presa, la otra boca, labios firmes, rosados, finos pero lo suficientemente carnosos como para deleitarse en ellos; cálidos y húmedos labios que se retiraban y acercaban en un juego sutil por acortar la distancia, hasta fundirse en una pugna de deseo en la que cada púgil se debate por dominar al otro, y a la vez anhela y permite ser dominado, con mordisqueos pícaros que incitan, embestidas a dos labios que abarcan y se apoderan de la otra boca para, luego, aparentar relajarse y ser presa del embiste del contrario, que arremete con fuerza comedida, con deseo irrefrenable, comiendo y bebiendo el jugo apetitoso y sabroso que se desprende del beso…
El momento de ese beso que la hizo temblar, su primer y más auténtico beso con él, dulce tortura si se alejaba, cálido encuentro al acercarse, preámbulo de una entrega única e incondicional.



Las potentes luces que la iluminaban desde el techo, de repente, la sacaron de la confortable nube del beso de deseo; fijó su atención en el largo trayecto recorrido desde la habitación al quirófano, o al menos a ella le había resultado largo.
Pensó que todos los planos de la vida, físico, emocional, laboral, personal, se pueden acomodar al concepto de la distancia.
El tumor se encontraba en el colon, a cinco milímetros del recto, y por eso estaba allí.

No quería pensar… así que volvió a perderse en los labios que, al cerrarse en un beso apasionado, rompían la distancia entre los dos…, cinco milímetros. Y esa fue la imagen que se le fijó al entregarse al sueño inducido por la anestesia general antes de la intervención quirúrgica. Haría todo por tener de nuevo ese beso…, uno parecido, capaz de hacer revolotear miles de mariposas en su estómago…, un beso loco y apasionado, certero beso…, mágico, como aquel beso…


Publicado por María José Gómez Fernández para #relatosDistancia de @divagacionistas

martes, 9 de mayo de 2017

Por la inclusión de nuestras mascotas en la Declaración de la Renta


¿Tu mascota es un miembro más de tu familia?



Para él yo soy su mamá, y para mi es mi niño peludo y perruno.
Aunque Simeón no sabe hablar tiene otras formas de decirme cuánto me quiere, como sus lametones y su rabo cuando se mueve de alegría como un ventilador. Así me agradece todos los días que yo sea su mamá. Yo lo quiero tanto...

Hay que enseñarlos, a veces con ayuda de un adiestrador.
Necesitan cuidados médicos, consultas, intervenciones quirúrgicas, tratamientos médicos.
No van a alimentarse de cualquier cosa, así que requieren comida. ¡Y cómo no, también alguna chuche!
Requieren tiempo, dedicación, atención, amor, pasear, tener amigos y amigas, peludos y humanos.
Necesitan jugar, espacios para hacerlo y juguetes, aunque es cierto que la mayoría de las veces, su mejor juguete eres tú, su humano.
Es bueno que cuenten con un seguro, para su protección y la de terceras personas.

Están con nosotros por amor pero también es cierto, que aunque en torno a ellos se genera un mercado, una industria y una variedad de puestos de trabajo, entre otras cosas, la administración no los tiene en cuenta más que para incluirlos en un Registro de Animales, para que estén controlados -cosa que puede ayudar a identificarlos en caso de pérdida o robo-; la administración, el estado debería tener el gesto de que pudiéramos desgravar por ellos una cantidad, aunque fuera fija, en nuestra declaración de la renta, de esta forma, los que tenemos mascota veríamos reflejada una realidad emotiva y económica, y de otra parte, nuestras mascotas se verían más integradas, consideradas y valoradas socialmente, como parte de la sociedad y miembros de la familia a la que pertenecen.

Firma, comparte, difunde, por nuestras mascotas. Muchas gracias:
https://www.change.org/p/gobierno-de-espa%C3%B1a-inclusi%C3%B3n-de-nuestras-mascotas-en-la-declaraci%C3%B3n-de-la-renta